jueves, 2 de mayo de 2013


La evaluación de selección múltiple es un elemento de carácter objetivo que se utiliza para medir destrezas. Puede medir una amplia gama de productos del proceso de enseñanza – aprendizaje, en modelos simples o complejos, así como distintas áreas de conocimiento. Sus propiedades lo convierten en un instrumento capaz de recoger mayor precisión los objetivos de un aprendizaje. Por todo ello, el propósito de estas líneas es intentar reflejar y conocer un poco más acerca de los criterios para su construcción con el fin que pueda generar un instrumento útil y apropiado.

Tenemos en cuenta 3 categorías que permiten definir el tipo de objetivo:

Información: comprende el recuerdo de elementos específicos y universales de métodos, procesos etc. Apunta a la retentiva.

Comprensión: se refieren a un entendimiento tal que el sujeto sabe lo que se comunica y puede utilizar el material, el conocimiento etc. Se evidencia cuando se traduce un conocimiento de una forma de comunicación a otra sin alterar su significado

Aplicación: es el  uso de abstracciones a situaciones particulares y concretas. Pueden presentarse como ideas generales, reglas de procedimientos y métodos generalizados

FORMULACIÓN DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

La elaboración de preguntas y opciones de respuestas de selección múltiple está compuesta por 3 factores:

*La base: es la pregunta o el problema planteado, se compone de un enunciado o problema inicial. El mismo puede presentarse en forma de pregunta directa o bien en forma de aseveración incompleta y debe poner a prueba un concepto que sea un aprendizaje importante para los participantes en el curso.

*La alternativa correcta

*Los distractores: estos deben ser coherentes con el problema planteado, es decir, no ser demasiado alejados de la solución, pero tampoco demasiados próximos como para no resolver el problema.
  
Segundo

La evaluación oral

El desempeño del estudiante en su comunicación oral se puede evaluar a través de una entrevista que sostiene con su profesor (a), con un compañero, a través de un diálogo o juego de roles, de una representación teatral o a través de una presentación sobre una temática en particular. 

Se diseñan rúbricas, formatos e instrumentos de evaluación que permitan registrar de manera lo más objetivamente posible el desempeño de los estudiantes a partir de criterios consensuados y definición de constructos a evaluar. Lo que se busca evaluar a través de esta tarea es la competencia comunicativa del estudiante integrando elementos como la capacidad de expresar una idea clara, responder a su interlocutor coherentemente a las preguntas formuladas, de modo que muestre comprensión del mensaje y formular preguntas que permiten la interacción comunicativa. 

Los indicadores para cumplir con el objetivo comunicativo son: la demostración de la comprensión auditiva a través respuestas coherentes a los mensajes emitidos, el uso apropiado de las estructuras gramaticales, el uso suficiente y pertinente de vocabulario, la fluidez que permita el flujo de la conversación, pronunciación correcta que no genere problemas de comprensión para su interlocutor y estrategias de comunicación que le permita a los participantes en el evento comunicativo negociar el significado de lo que se intenta expresar o interpretar.


Tercero la evaluación grupal

Como parte del trabajo colaborativo, la evaluación grupal es recíproca y participan todas las personas involucradas en la experiencia educativa para lograr el mejoramiento y la calidad de su desempeño y el del grupo. Ésta se da en un ambiente de igualdad, de forma transversal y con autogestión. Con ella el grupo debe estar dispuesto a evaluarse en conjunto y es cooperativa por excelencia, permanente y con resultados de retroalimentación inmediatos. A diferencia de los dos procedimientos anteriores que se centran en el desempeño y aprendizaje individual, en la evaluación grupal se enfatiza el análisis del proceso grupal (el clima de trabajo, la comunicación, cohesión, cooperación y motivación del grupo, el papel del facilitador, cómo se ejercen el liderazgo, los roles y la toma de decisiones).

Además de evaluarse los contenidos de aprendizaje, será importante evaluar la propia dinámica de trabajo en los equipos, asignándole un peso significativo que se traduzca en una nota. Para ello puede emplearse la coevaluación, en la cual, los estudiantes se evalúan unos a otros, respecto a una serie de criterios especificados por el profesor, sobre su desempeño en el trabajo en equipo. Así, el profesor puede emplear fichas donde estén especificados los criterios y solicitar a los estudiantes que le asignen un puntaje (por ejemplo de 1 a 5) a cada uno de los miembros de su equipo respecto de cada criterio. Luego de ello las notas que cada compañero asignó a cada estudiante, se promedian obteniéndose una nota final. Es muyimportante que el profesor asegure que los estudiantes no se pongan de acuerdo previamente en asignarse un puntaje determinado y para ello conviene emplear instrumentos diferentes en cada ocasión (por ejemplo fichas o entrevistas, etc.)

Etapas para realizar la evaluación grupal:

Las tareas pueden presentarse con diferentes variantes, pero siempre ha de existir una sucesión de etapas, que constituyen un proceso en el que pueden reconocerse al menos tres momentos:
  • Preparación (caldeamiento)
  • Realización (dramatización)
  • Cierre (comentario) con conclusiones, incluyendo una devolución por parte del coordinador.
  •  
El diseño de una experiencia de evaluación grupal puede proponer diferentes niveles o metas:

- Apreciar aspectos referidos a la tarea central de la posición. Consideración de destrezas y habilidades interacciónales. Desarrollo actual del rol.
- Apreciar los aspectos potenciales, no sólo los actuales. El mayor nivel de despliegue y desarrollo de recursos que podría alcanzar en condiciones favorables. Aspectos potenciales de su rol y roles potenciales aún no desarrollados.
- Servir como experiencia enriquecedora, para los que participan, para los evaluados y los evaluadores. Aspecto a considerar tanto en el diseño de la experiencia como en el análisis del material. Implica la capacidad de aprender de la experiencia, ampliando el horizonte y las posibilidades del rol, por las nuevas relaciones que se logran entre dos elementos en juego.



Es importante señalar que, para que las personas participen en estos procedimientos de evaluación formadora y obtengan provecho de ellos, se requiere de la generación de un clima de confianza, respeto y corresponsabilidad.  
  









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada